Café y Coworking

El café es uno de los productos más consumidos en todo el mundo, y según un informe de la Organización Internacional del Café (OIC) el consumo en los últimos cuatro años ha continuado creciendo en torno a un 2% anual a nivel mundial, situándolo en cerca de 155 millones de sacos.

No cabe duda de que el café ha pasado a formar parte de la vida cotidiana de muchas personas, realizando las actividades de su día a día entorno a esta bebida. Tenemos el café de la mañana, el de después de comer, el que te tomas en el descanso del trabajo para recargar pilas, o el que te tomas cada vez que quedas con alguien.

Un estudio realizado por la Federación Española de Café apunta que el 80% de los consumidores de café prefieren tomarlo en compañía, ¿qué nos demuestra este dato? El poder de este producto como herramienta social. Muchas de las personas que habitualmente lo consumen aseguran que una de las razones es socializar con su entorno, ya sea el laboral o el personal. Pero hoy nos vamos a centrar en el plano profesional y en cómo nos afecta.

Como hemos venido diciendo, el café es un gran aliado para las relaciones sociales, el momento reunión mientras tomas una taza se convierte en una oportunidad para compartir ideas, tratar temas de trabajo de una forma más discernida o simplemente para crear vínculos con un compañero, con el cual no has cruzado ni media palabra hasta el momento. ¿No te recuerda a algo todo esto? COWORKING.
Durante las pausas para el café de cualquier empresa convencional se recrea el mismo ambiente que en los coworkings, una atmósfera colaborativa en la que todos los integrantes intercambian sus conocimientos y exponen sus ideas.

Entonces, si el coworking ya consigue estos beneficios por medio de su cultura, ¿por qué puede ser bueno incluir el café en su rutina? A continuación voy a enumerarte algunas razones por las que todo centro de trabajo debería contar con una cafetera.

1. Mayor concentración. La cafeína activa el cuerpo y la mente, y consigue motivarnos para hacer frente a  la jornada laboral.  Al estimular la actividad cerebral, también aumenta la concentración, ayudando al aumento de la eficacia y a la reducción de errores.

2. Decir adiós al sueño. Esta sustancia activa nuestro sistema nervioso y consigue que nuestro cuerpo no active el mecanismo del sueño. Al menos durante unas horas, quizás después necesites de otro café.

3. Efectos analgésico. Según los investigadores de la Clínica Diamond headache en Chicago, la cafeína actúa contra los síntomas convencionales del dolor de cabeza, al igual que lo haría un medicamento. De igual manera, ayuda a aliviar los dolores musculares, como por ejemplo, los habituales para los que trabajan sentados en un oficina como cuello o espalda.

4. Aumentar la creatividad. Investigadores de la universidad de Copenhague han observado que los individuos que consumen café consiguen liberar tensiones de una forma más rápida, ayudando a avivar la creatividad.

Si antes de leer este artículo no tenías claro si instalar una cafetera en tu coworking, espero que tras conocer todos los valores añadidos del café te decidas. ¡Tus coworker te lo agradecerán!

Comentarios