Cómo convertir tu coworking en un espacio pet-friendly

Cada vez es más común encontrar espacio de trabajo compartido en los que te permitan llevar a tu mascota, los también llamados pet-friendly. Mientras que muchas empresas tradicionales nunca se hubieran planteado permitir la entrada de nuestros amigos peludos en sus oficinas, los nuevas compañías han investigado y se han dado cuenta de los increíbles beneficios que aporta incluir mascotas en el entorno laboral.

Según psicólogos de la universidad de Miami (https://my.happify.com/hd/why-pets-make-us-happier-and-healthier-infographic/), los animales de compañía tienen efectos positivos en nuestro bienestar emocional, convirtiéndonos en personas más sociables, más felices y esto se debe a que aumenta nuestros niveles de endorfinas, dopamina, oxitocina y prolactina, una serie de hormonas que nos hacen sentir mejor. Pero llevarlos con nosotros a la oficina, aún nos puede aportar más ventajas, nos ayuda a reducir el estrés y también mejora el entorno laboral para el resto de coworkers. ¿Te das cuenta? ¡Todo son ventajas!

¡Ojo! Convertir tu coworking en pet-friendly conlleva el establecimiento de unas normas, no puedes permitir que sea un lugar donde las mascotas pasean a sus anchas, ante todo es un lugar de trabajo. Aquí te dejamos algunos aspectos a considerar para construir una buena política de mascotas:

Normas a cumplir por el animal
 

Todas las mascotas que entren en el espacio de coworking deberán cumplir con unas reglas de comportamiento, para de esta forma ayudar a crear una atmósfera agradable en la que poder convivir todos. Deberán estar acostumbrados a estar con personas y con otros perros, no queremos tener que lidiar con momentos de tensión.

Hay que dejar claro desde el principio que el coworking es un lugar libre de ladridos, ya que pueden resultar muy molestos para otros coworkers y afectar a su concentración y productividad.

Esta última indicación quizás sea muy obvia pero, es importante la higiene de las mascotas para evitar olores desagradables en la oficina. Es cierto, que en el caso de algunas razas de perros es difícil debido al pelo, pero para ello existen muchos productos hoy en día. ¡Es por el bien de todos!

Normas a cumplir por el dueño
 

El propietario de la mascota también debe cumplir con un reglamento y quizás la parte más importante para evitar conflictos. Bajo ninguna circunstancia deberá dejar desatendido al animal dentro del coworking, la finalidad de un espacio pet-friendly es que las mascotas estén con sus dueños y les hagan compañía. Se deberá habilitar una zona cercana al escritorio de trabajo para que su amigo peludo pueda estar mientras trabaja.

Además, una vez termine la jornada laboral deberá encargarse de limpiar la zona.

Normas en zonas comunes
 

Como ya hemos dicho en el anterior apartado la mascota debe estar junto con su dueño mientras dure la jornada laboral. Hay que dejar claro que las zonas comunes son libres de mascotas, a menos que estas vayan acompañadas de sus dueños. En el caso de que el coworking tenga cocina, las normas podrían ser más estrictas y no permitir su entrada en el caso de haber otros coworkers que no estén agusto con la presencia de animales en esa zona. De igual forma pasará en la sala de conferencias, donde se acogen a clientes externos que puede no estén familiarizados con tener animales en el puesto de trabajo y les pueda resultar incómodo.

Para evitar que puedan escaparse de la zona donde están sus dueños y entrar en las zonas comunes, algunos coworking piden que estos permanezcan atados con su correa.

Normas a cumplir por el coworking
 

Aunque esto no sean reglas como tal, hay ciertos aspectos que estaría bien que la gestión del coworking tuviera en cuenta a la hora de convertir su espacio en pet-friendly.

Proveer de agua y premios a las mascotas de sus coworkers ayudará a crear una atmósfera más acogedora y a que los animales se sientan más queridos.

Contrato de responsabilidad
 

Esta última parte es de vital importancia para evitar conflictos. Las normas deben estar puestas por escritos y estar a mano de todos los coworkers para que ninguno pueda decir que no lo sabía. Además, será conveniente que firmen un contrato de responsabilidad sobre todas las acciones de sus mascotas dentro del coworking, y en caso de ocurrir algún incidente el espacio pueda eximirse de la culpa.

A pesar de conocer las ventajas que aportan las mascotas al entorno laboral puede ser que sigas dudando pensando en que puedes perder potenciales clientes que no sean amantes de los perros, pero debes saber que según Kearney, IT manager de Satellite Deskworks, es tan solo un pequeño porcentaje el que perderás y que los beneficios obtenidos compensarán cualquier pérdida.

Comentarios