Dónde quieres trabajar

Cómo entendemos el Coworking

​Hay grandes historias de éxito que comienzan en un garaje. La tuya puede ser una de ellas. Por eso, desde el momento en que lo vimos, supimos que ese espacio sería nuestro lugar de coworking. Muy rápido empezaron a surgir ideas en medio de aquellos 1100 m²: esta zona para tal, esta para cual, aquí podría ir la cocina, este tabique lo tiramos y dejamos un sitio estupendo… La inspiración llega cuando crees en un proyecto. Y nosotros creímos desde el primer momento en ConetWorking, lo hicimos convencidos, sabiendo que aquí muchos proyectos alcanzarán el éxito.

Nos motiva la idea de imaginar a diferentes profesionales unidos en trabajos de gran envergadura que, de otra forma serían inalcanzables. Defendemos la creación de una comunidad en la que todos los talentos o méritos profesionales puedan explotarse gracias a colaboraciones o trabajos conjuntos. Creemos en la importancia de un excelente ambiente de trabajo: en ocasiones remaremos de forma individual y habrá momentos en los que remar juntos nos haga llegar a la meta.

Y ConetWorking está adaptado para todo ello… y más. Lo primero que tienes que saber de un espacio de coworking como el de Conet es que va mucho más allá del simple alquiler de un despacho o un puesto para trabajar. Contamos con la ayuda de un equipo comercial que nos impulsará a todos y nos hará llegar a grandes proyectos actuando como una sola empresa, además de crecer como empresas individuales. Esto es lo que nos hace únicos.

Además, la diferencia entre coworking y compartir oficina está en que en el primer caso, el nuestro, creamos conexión entre los miembros, promovemos conferencias, charlas, formación, estimulamos la interacción y la colaboración que pueda dar lugar a que un equipo pequeño pueda hacerle competencia a grandes corporaciones.

Lo interesante del coworking es la gente. Quién sabe, entre café y café, un par de conversaciones con tu compañero de mesa o en una de las reuniones de networking puedes encontrar un socio fiel para trabajos soñados, alguien que te ayude a darle el toque creativo a tu firma personal, esa persona que tiene esos contactos que andabas buscando e incluso esa persona que puede servirte de inspiración para el resto de tu vida… también puedes encontrar excelentes compañeros para tomar cervezas después del trabajo, claro.

Lo importante es que las ideas fluyan, los trabajos salgan adelante, contemplemos juntos cómo se aceleran nuestros negocios, sonríamos cuando algunos ‘coneters’ hayan conseguido la licitación o como quien, con la ayuda de aquel de allí ha facturado lo suficiente como para quitarse de en medio el crédito del banco.

Lo importante es que uno se sienta como en casa, que ponga un jarrito con flores de plástico o una taza de StarWars,; que haga de su mesa un pequeño territorio personal abierto a las visitas de la gente de alrededor, un lugar con flexibilidad absoluta para conseguir la reclamada conciliación o para llegar a tiempo cuando quien hace la visita es la inspiración.

Podríamos ser la oficina de tu vida, pero preferimos ser el lugar en el que tú la cambies.

 

 

Comentarios