Quiero montar un coworking. ¿Qué debo hacer?

Desde que en 1999 naciera en Nueva York el primer coworking de la historia, el 42 West 24, muchos han sido los que se han decantado por este modelo de negocio, siendo una de las industrias que más proyección tiene actualmente.

Los datos hablan por sí solos, los ingresos obtenidos por el alquiler de espacios de trabajo en estos últimos años han sufrido un aumento del 30% anual. Estas cifras han llevado a muchos emprendedores a plantearse la idea de abrir las puertas de un nuevo centro de trabajo compartido en su ciudad. Pero todas estas ilusiones y ganas de emprender comienzan a tambalearse cuando se disponen a escribir el plan de negocio y los números no cuadran en su cabeza.

¿Estás pensando en abrir un coworking? Si es así, estás de suerte porque en el artículo de hoy vamos a despejarte algunas dudas que te pueden surgir ante la apertura de estos espacios.

Lo más importante cuando te decides a sacar adelante un proyecto es que nada ni nadie te quite la ilusión con la que comenzaste. Si tienes clara una idea, lucha por ella hasta el final y consigue llevarla a cabo. En cualquier momento pueden surgir adversidades, pero los grandes proyectos son los que a pesar de ello, consiguen hacerle frente y convertir las amenazas en oportunidades.

INVESTIGA EL MERCADO
 

Antes de perderte entre papeles y trámites burocráticos, debes realizar una investigación en profundidad del mercado actual. Para ello, abre un documento en el ordenador, preferiblemente un Excel para tenerlo todo más ordenado por columnas, y comienza a enumerar los coworkings de la zona, su modelo de negocio, a qué target se dirigen, la ubicación y sus tarifas. Esta tarea te resultará muy útil para definir bien tu plan de negocio de acuerdo a tus competidores más directos y te permitirá diferenciarte del resto.

Además del micro entorno, también deberás conocer el macro entorno, sobre todo en el caso de que quieras enfocarte en un nicho de mercado muy específico como por ejemplo diseñadores de moda. En este caso, tendrás que buscar a través de internet coworkings dirigidos a ese target tanto nacionales como internacionales para ver cómo están desarrollando su actividad, permitiéndole incorporar nuevas ideas a tu espacio.

Una vez hayas realizado una investigación a fondo de tu competencia, necesitarás tantear el terreno, es decir, conocer cuáles son tus potenciales clientes y cuál es su predisposición para contratar tus servicios incluso antes de abrir el local.

Te estarás preguntado, ¿cómo puedo hacerlo? La mejor forma es realizar encuestas, ya sea a pie de calle o vía email en tu ciudad, y analizar los resultados obtenidos. Esta acción te permitirá tener una visión más realista de tu proyecto y conocer con antelación la aceptación del proyecto y por ende su viabilidad.

PLAN DE NEGOCIO
 

Ya sabes algo más sobre tu competencia y tu público objetivo, ahora llega el momento de elaborar el plan de negocio.
¿Para qué sirve este documento? En el caso de empresas de nueva creación sirve para conocer si tu proyecto es viable y dependiendo de eso obtener préstamos para su puesta en marcha.

Si es la primera vez que realizas uno, en internet puedes encontrar miles de ejemplos e incluso plantillas que te facilitarán la tarea. También puedes escoger la opción de que te lo escriba otra persona, pero quién mejor que tú para dar a conocer tu idea.

La estructura básica de un plan de negocio es:

  • Resumen ejecutivo
  • Descripción de la idea y su valor añadido
  • Mercado al que se dirige y problema que busca solucionar
  • Competencia
  • Modelo de negocio y plan financiero
  • Estrategia de marketing y ventas
  • Riesgos y acciones de lanzamiento

En el apartado de plan financiero, deberás hacer un estudio de viabilidad, quizás en este caso sea bueno que cuentes con la ayuda de algún experto en la materia, ya que de ello va a depender en gran medida que consigas o no financiación. Además, deberás calcular debidamente el retorno de la inversión (ROI) durante los próximos años, aquí os dejo una herramienta que puede seros de ayuda.

BÚSQUEDA DEL LOCAL
 

El local donde desarrollarás la actividad es determinante para el éxito del negocio. Una buena ubicación, unas dimensiones adecuadas y que no resulte problemático para el cumplimiento de la normativa y la obtención de la licencia de actividad, es clave a la hora de elegir cuál será la sede de tu coworking.

Teniendo en cuenta la investigación de mercado previa, ya tendrás claro dónde querrás que se ubique tu local, así que delimita la zona y comienza tu búsqueda. Necesitarás de cientos de visitas hasta dar con el espacio adecuado.

Cuando vayas a ver el local, recuerda hacer varias preguntas.

¿Tiene ya licencia previa? ¿De qué? Es vital conocer este dato para tu presupuesto, te lo explico con más detenimiento en el siguiente apartado.

¿Tiene la instalación de aire hecha? Puede parecerte una pregunta tonta, pero muchos locales antiguos no tienen sistemas de aire instalados acordes a la normativa vigente y supone un gran desembolso en el caso de locales de grandes dimensiones como el de los coworkings.

¿Tiempo de carencia? En el caso de tener que realizar una obra de gran envergadura no te cortes y pregunta por la posibilidad de unos meses de carencia hasta su puesta en funcionamiento.

¿Está adaptado a minusválidos? Tendrás que ver si el local dispone de una entrada adaptada, al igual que un baño. Todo estos aspectos suman ceros a tu inversión.

¿Tiempo de contratación? Cuando realizas una inversión tan grande en un local es vital mirar los años de vigencia de contrato y su renovación pasado este tiempo, para al menos recuperar esa inversión.

Seguro se te ocurren otras muchas preguntas que hacer, pero estas son algunas de las más determinantes.

Y no te olvides de asegurarte de que la estructura y los sistemas de agua y luz están correctamente en el caso de que te decantes por un local antiguo.

LICENCIA
 

Uno de los aspectos que más miedo da a la hora de abrir un negocio, es la licencia. Las trabas gubernamentales son muchas y es necesario tener un fondo para imprevistos en nuestro presupuesto, para llegado este momento hacer frente a problemas que puedan surgir.

El mayor problema con el que nos encontramos para abrir un coworking es que no existe una licencia de apertura y actividad como tal para este tipo de negocios, por lo que dependiendo de cuál sea tu actividad principal podrás obtener una licencia u otra, pero ninguna de ellas se adaptará completamente a lo que necesitas.

¿Cuál es mi consejo? Intentar cumplir los máximos estándares incluidos en la regulación de espacios comerciales, es decir, si vas a tener puestos de trabajo, que las mesas cumplan con las medidas y la altura, al igual que el resto de mobiliario. Si además vas a poner una cafetería, que cumpla con todos los sistemas de salida de humos exigidos. Dependiendo de las actividades que incluyas, tendrás que leer las diferentes regulaciones e intentar acercarte lo máximo posible a la perfección para evitar que pueda llegar una inspección y te eche para atrás el proyecto.

En el caso de que el local ya cuente con una licencia previa, tendrás que ir al organismo de tu comunidad y rescatarla para conocer qué tipo de permiso es y sus características. Si no se adapta al nuevo uso que le vas a dar, tendrás que pagar a un ingeniero para que te realice un proyecto y solicitar una nueva licencia, si por el contrario se adapta tendrás que llevar a cabo un cambio de titularidad.

FINANCIACIÓN
 

Las fuentes de financiación para nuevos emprendedores son enormes a día de hoy. Acércate a la cámara de comercio de tu ciudad e infórmate, también puedes hacerlo a través de su página web.
La mayoría de los bancos ofrecen prestamos ICO para nuevos emprendedores con unas condiciones muy ventajosas.
Existen numerosas empresas privadas y organismos que ofrecen este tipo de ayudas para la creación de empresas, incluso convocan concursos anuales cuyo premio es la subvención del proyecto.
También, puedes buscar inversionistas a los que venderles tu plan de negocio y esperar a que les gusten y financien tu proyecto.

Lo importante en este apartado es armarte de paciencia y creer en tu idea. Si estás seguro de la calidad de tu proyecto, trasmitirás esa pasión y conseguirás apoyos externos.

Comentarios