Cómo ahorrar en las facturas de luz y teléfono

Ahorrar en las facturas a final de mes es un objetivo universal para todos. Sin embargo, en el caso de las pequeñas empresas y emprendedores –donde hasta el último céntimo es clave-, esta meta cobra aún más importancia si cabe. Y es que la mayor parte del presupuesto de las pymes desaparece a través de gastos fijos como la luz, el teléfono y el Internet.

Para reducir el importe de estos recibos es importante tener en cuenta algunos conceptos clave relativos a los servicios contratados y al tipo de tarifas disponibles.

En lo que respecta a la factura energética, existen determinados consejos que pueden ponerse en práctica para ahorrar en las facturas de la luz y el gas:

Reduce tu potencia contratada en el contrato de luz. Éste es el término fijo que pagas en tu factura eléctrica y se paga en función de la cantidad de potencia eléctrica que tengas contratada. Consulta con un electricista experto o con un asesor energético si podrías bajar tu potencia contratada sin perder prestaciones en tu negocio.
Contrata una tarifa de luz y gas conjunta. Habitualmente, la contratación de los dos suministros con la misma compañía permite al cliente beneficiarse de diferentes descuentos en sus facturas de luz y gas.
Suscribe la modalidad de discriminación horaria en la luz. Comúnmente conocida como tarifa nocturna, la discriminación horaria te permitirá pagar menos por tu consumo de luz durante las horas de la mañana hasta el mediodía, especialmente interesante en oficinas y otros locales profesionales de este estilo. Además, también conviene su contratación en negocios cuya actividad se concentra durante la noche, ya que las horas más baratas de la luz se extienden desde las 22h-23h.

En cuanto a las telecomunicaciones, la recomendación principal es la contratación de un paquete convergente para empresas, es decir, una oferta conjunta de Internet, fijo y móvil pensada específicamente para autónomos, pymes y emprendedores. Generalmente, si aunamos todos los servicios con el mismo operador, notaremos la reducción del importe total en la factura.

Además, si en tu empresa necesitas tener varios equipos conectados a la red de manera simultánea (como en el caso del coworking), no escatimes en velocidad de conexión. Una tarifa con fibra óptica de 300 Mb te permitirá disfrutar de una subida y bajada de archivos tan rápida como necesitas. La amplia variedad de ofertas que incluyen este servicio hace muy accesible su contratación, por lo que es una opción verdaderamente recomendable para evitar caídas del servicio y sorpresas de última hora.

Si quieres comenzar a ahorrar en tus facturas de energía e internet, pon en práctica estos sencillos consejos y verás cómo en poco tiempo consigues reducir considerablemente el importe de tus recibos sin renunciar a las comodidades que necesitas.

Comentarios