¿El tamaño importa? MacroCoworking VS MicroCoworking

En un mundo en el que actualmente existen en torno a 10.000 espacios de coworking, la diferenciación ha sido la estrategia a seguir por muchos de los gestores de estos centros.
Grandes agentes como WeWork o Regus han desembarcado en países de todo el mundo revolucionando el sector, e instando a los coworking más pequeños a innovar o morir.

Durante la pasada Coworking Spain Conference 2017 uno de los temas tratados fue precisamente la diferenciación de los estos microespacios frente a los más grandes para no quedarse obsoletos. Las palabras de Marc Navarro fueron, “Lo que hay que hacer es diferenciarse”.

Si hablamos de innovación, los coworking más grandes ganan por goleada. Estos cuentan con mayores recursos para la implantación de nuevas tendencias. Pero por otro lado, los espacios pequeños tienen más margen de maniobra a la hora de desarrollar nuevos modelos de negocio, no implicando un proceso de aprobación y ejecución tan largo para su aplicación.
​Por ejemplo, si una de las tendencias para el año 2018 fuera permitir la entrada de perros a la oficina, en el caso de los macrocoworkings tendrían que proponer esta idea a su directiva local, que más tarde tendría que mandar a la central internacional para finalmente aprobar el proyecto y ejecutarlo. Sin embargo, en el caso de los microcoworkings, el gestor tan solo tendría que ver si la idea cubre las necesidades de sus coworkers y de forma inmediata podría llevarla a cabo. ¿Y si no funciona? Eliminaría el servicio sin más preámbulos.

Por otro lado, el tamaño importa en cuestión de rentabilidad, como también comentamos en el magazine de la semana pasada. Según diversas encuestas realizadas por Deskmag y por nosotros, los espacios más rentables son aquellos que cuentas con entre 35 y 50 coworkers, lo que se traduce en un espacio en torno a 200-250 metros cuadrados. Los espacios de coworking que se sitúan por debajo de estas cifras, dificilmente conseguirán el éxito. Estos no cuentan con los recursos suficientes para conseguir rentabilizar el negocio.

Hasta ahora, solo hemos hablado de las diferencias existentes entre macrocoworking y microcoworking para los gestores de estos espacios, pero ¿y para los coworkers? ¿Qué tipo de espacio prefieren?

Uno de los aspectos por los que miles de trabajadores eligen los coworkings es la red de conexiones profesionales que se crean en torno a estos espacios y que pueden ayudar en el desarrollo de tu proyecto. Pero estas interacciones se ven afectadas de forma significativa por el tamaño del espacio. Según la encuesta de Coworking Global, el 95% de los coworkers que trabajan en microcoworkings interactúan con otros miembros, frente al 84% que lo hace en los macrocoworkings. Así mismo, el trabajo en equipo es una actividad mucho más recurrente en los espacios pequeños, con un 74% de los coworkers encuestados en espacios pequeños que así lo afirman, frente al 53% que lo hace en espacios grandes.

En el caso de los macrocoworkings, los coworkers son más dados a usar los flexible desk durante periodos más cortos, mientras que en los microcoworkings los usuarios suelen contratar los servicios permanentes y pasan más horas del día en su puesto de trabajo.
Uno de los motivos de esta diferencia es que los centros de trabajo colaborativos más grandes están situados en las ciudades, por lo que el perfil de coworkers que pasa por allí es diferente. Muchos de esos clientes son personas que se encuentran de paso, nómadas que van de una ciudad a otra y necesitan de estos servicios flexibles, no teniendo tiempo para interactuar con otros miembros. Mientras que los centros pequeños, normalmente situados en poblaciones más pequeñas, cuentan con una comunidad que casi podría considerarse una familia en la que todos interactúan con todos.

Los miembros de las comunidades de coworking más pequeñas suelen tener un perfil similar, al contrario que ocurre en los macrocoworking. Los coworkers en los centros de trabajo colaborativos más grandes provienen de todas partes del mundo y de background muy diferentes. Esta diversidad de público permite crear sinergias muy interesantes y ofrece oportunidades que en coworking más pequeños serían prácticamente imposibles. 

En conclusión, el tamaño no importa, lo que importa es lo que tú como coworker necesites y partiendo de esa premisa entonces podrás elegir cuál es la tipología de coworking que más se ajusta a tus necesidades.

Comentarios