Entrevista a Juan Diego de WeKCo (A Coruña)

Hoy os presentamos una nueva entrevista, él es Juan Diego de WeKCo (A Coruña). No dudó en querer formar parte de este proyecto desde el minuto uno. Personalmente nos ha encantado la figura que representa en el centro según él mismo nos contaba: "el gestor es el alma de un espacio". Un punto de vista diferente, y una lista de errores enumeradas, aunque sólo son algunos de ellos, asegurandonos que podría escribir un incluso un libro.

1. ¿Qué papel juega la figura del gestor de coworking?

Para responderte a esta pregunta, quizás antes es importante indicar que mi respuesta es para espacios de coworking "pequeños o medianos", es decir,  aquellos en los que en un paseo al baño, al office o a la entrada puedes ver o pasar al lado de casi toda la gente que trabaja en tu espacio.

Dicho esto... desde mi punto de vista el gestor es el alma de un espacio. ¿Te imaginas a una persona sin alma?, no, ¿verdad? pues de la misma forma, un espacio de coworking es otro ser vivo reflejo de la humanidad, de la espiritualidad y de la energía de su gestor.

Un gestor es a su espacio lo que un artista a su obra, eso sí, siempre con máxima predisposición al servicio y a la generación de redes de valor entre su entorno.

2. ¿Cómo consigue un coworking crear un ecosistema adecuado para obtener una comunidad coworkers fiel?

Con mucho trabajo, pasión y tiempo. No tendría una receta única para decir cómo se genera el ecosistema adecuado, sino más bien creo que es una cuestión de ir cambiando de receta en función del tipo de miembros de tu comunidad que tienes y de cómo evoluciona el entorno en el que se mueven.

En los tiempos que corren la fidelidad es un bien escaso, y más cuando hablamos de profesionales que se mueven en sectores tan dinámicos como las empresas tecnológicas y en los que el trabajo nómada es cada vez más habitual. Nadie suele estar ligado a un mismo espacio por mucho tiempo o a una sola comunidad.

Ambos, espacio y comunidad evolucionan con las personas y con su entorno profesional o laboral. Esto no quiere decir que no podamos crear comunidad, pero son comunidades dinámicas en las que más que la fidelidad valoraría la "participación" de sus miembros mientras forman parte de la misma.

 

3. ¿Ha cambiado el perfil de los usuarios que se decantan por trabajar en espacios de trabajo colaborativos?

Cuando abrimos, hace ya casi 7 años, el coworking era algo nuevo y los primeros en acercarse fueron curiosos y algunos profesionales freelance que denominaré “early adopters”, pero con los años, y así parece ser la tendencia, cada vez son más las empresas que en lugar de abrir oficinas propias se decantan por ubicar a sus equipos en nuestros espacios.

Por otro lado, hemos pasado de tener autónomos "noveles" que iniciaban su actividad por cuenta propia tras largos periodos por cuenta ajena, a contar ahora con profesionales freelance “senior”, con una economía estable y que incluso en muchos casos trabajan incluso para empresas extranjeras.

 

4. Hablemos de WekCo, ¿cuál es el valor añadido de este centro? ¿Cómo habéis conseguido diferenciaros de la competencia?

Si empezaba la entrevista diciendo que el gestor es el alma de un espacio, respondo a esta pregunta diciendo que la principal diferencia de la competencia quizás sea yo, mi experiencia, mis intereses y mi forma de ser, no sólo como gestor, sino como persona.

No digo que sea mejor o peor que otros gestores, pero sí diferente a muchos. Lo que trato de trasladar a los WeKCo coworkers es la forma en la que entiendo la vida, trabajando intensamente y dando mucho valor a las redes de contactos (que comparto con ellos) y generando sinergias tanto internas como con otras personas de mi amplia comunidad.

De alguna forma creo que soy un "gran facilitador" y "conector" de personas y proyectos.

Pero bueno... una vez que he tenido una comunidad estable y que he atraído a profesionales con valores y formas de afrontar la vida cercanas a la mía, el valor lo aportan ellos, siendo los motores de atracción de nuevos miembros y proyectos.

 

5. Nos contarías algunos errores de los que hayas aprendido durante tus años de gestión del espacio para ayudar a que otros gestores no los comentan en su nueva andadura.

Han sido tantos que me daría para un libro, así que voy a enumerar algunos que espero les resulten de utilidad.

   1. Tu espacio es un negocio, y por lo tanto debes diseñarlo y gestionarlo para que sea rentable. Hacerlo bien, ofrecer un servicio y experiencia únicos te costará dinero y requerirá mucho tiempo, así que repito... debe ser rentable.

   2. El tamaño importa. Sí... y no lo digo yo sólo por experiencia, sino que todas las encuestas y estudios del sector hablan de espacios por encima de los 300 m2 para que el potencial de ingresos posible pueda dar lugar a un modelo de negocio rentable.

   3. Si no estás dispuesto a compartir tu alma, lo mejor de ti, si no llevas bien la incertidumbre, o si este tipo de trabajo no te sirve a la vez para cargar pilas, ¡No montes un coworking!

   4. Elige a tus coworkers, y que no sean tus precios quienes los elijan a ellos. Crea un entorno y las condiciones adecuadas para atraer el tipo de usuarios y clientes entorno a los cuales quieres construir tu comunidad. Escapa de quien sólo busca precio o nos ve como una mesa con conexión a internet, pues siempre habrá otras opciones con las que no podemos competir.  Es fácil decirlo pero no hacerlo., pero si duda el tipo de usuario que atraigas será clave tanto para que tu coworking sea único, como para llegar a una relativa estabilidad económica por baja rotación.

5. Persevera!!! Dar vida a tu espacio y que tus usuarios y comunidad sea tu mejor atractivo, lleva tiempo. En mi caso, fueron casi dos años, con momentos de duda de cierre, pero a partir de entonces empecé a recoger con todo el trabajo anterior. Fue hace más de 6 años cuando todo esto era nuevo. A día de hoy, mucha más gente sabe de qué va el coworking, por lo que los tiempos debieran acortarse, pero aún así requerirán no bajar la guardia, un elevado ritmo de actividad y algo de fe.

6. Para finalizar, ¿cómo se adapta un centro a los cambios que se están dando en el sector del coworking? (Entrada de grandes empresas como WeWork...)

Si bien en nuestro caso o en el de las grandes empresas seguimos hablando de coworking, son propuestas de valor que se diferencian tanto en precio como en el tipo de relaciones que se generan en ambos tipos de espacios.

Creo que si pensamos en atraer a equipos de grandes empresas, que lo que buscan, además de un espacio de trabajo, es posicionamiento de marca, vamos mal, pues lo que quieren entre otras cosas es que en su tarjeta aparezca C/Castellana y contra eso no podemos hacer nada.

Más que adaptación e los espacios más pequeños, hablaría de potenciación, así que debemos potenciar los valores que dieron origen al coworking como son la comunidad y la colaboración. Tenemos la ventaja de trabajar con un número de coworkers que podemos conocer personalmente, que en su mayoría o son freelance o pequeños equipos que valoran y necesitan tener en su entorno a otros profesionales con un trato cercano y familiar. Y ahí es donde creo que los grandes espacios nunca podrán competir con nosotros.

 

Espero que os hayan gustado sus palabras tanto como a nosotros. 

¡Hasta la próxima!

Comentarios