Ponencia CwSC: Cuando gestionar un coworking no es suficiente

Joana Carvalho arquitecta, fundadora y gestora de la comunidad DINAMO10, el primer espacio colaborativo en el norte de Portugal. En 2006 co-fundó con Carlos Valencia el despacho de arquitectura luso-colombiano Feedback-Studio Arquitectos. Desde el inicio de 2017 trabaja como arquitecta freelance.

Javier de Timoteo, hizo su primera incursión en el coworking abriendo estudio22. En 2012 abrió Nidus39 uno de los primeros coworking de Palma de Mallorca. En 2014 profesionalizó el espacio contratando el 100% del, y en 2016 realizó su primera ampliación.. Fotógrafo de profesión, padre y apasionado de las café racer. Las nuevas tecnologías, el coworking, las nuevas fórmulas laborales surgidas de la crisis y las tendencias colaborativas han revolucionado el mercado que tradicionalmente existía en relación a oficinas o espacios de trabajo. El coworking se ha abierto paso y algunas empresas han virado, prestando atención especial a esta nueva forma de entender el lugar de trabajo y las relaciones que se forjan en él. Un caso lo representa Regus, que con Spaces se ha posicionado como un gran player internacional en el sector del coworking. Philippe Jiménez habló de su evolución y posicionamiento actual en Coworking Space Conference 2018.

La gestión de un espacio de coworking pasa por distintas fases, y no todas son un jardín de rosas para sus gestores. Sobre todo, cuando los acontecimientos o las circunstancias específicas de un centro ponen las cosas un poco más difíciles de lo habitual, algo que sucede en el caso de espacio pequeños y/o cuando la localización está fuera de las grandes ciudades. Dos casos particulares que se abordaron a modo de ejemplo en Coworking Spain Conference 2018 fueron Dinamo 10, por Joana Carvalho y Nidus 39, Javier Timoteo.

Dinamo 10: una pequeña gran historia de coworking

Situado en Viana do Castelo, una pequeña localidad del norte de Portugal, Dinamo 10 es un espacio que, con pocos metros, ha conseguido ofrecer a sus coworkers el valor añadido de formar parte de una comunidad. Su origen fue en cierta manera fruto de una necesidad particular de su fundadora: Joana Carvalho trabajaba en casa y sintió la necesidad de encontrar un lugar de trabajo que le permitiera separar su vida personal de la profesional. Además, también sentía la necesidad de conocer y relacionarse con otros profesionales. Así, anecdóticamente, acabaron inclinándose por la creación de un espacio informal con una vocación de compartir sinergias entre aquellos que lo ocupasen. De esta forma fue como surgió Dinamo 10 como espacio de coworking. Cowork Viana, Collaborative Space y Cultural Business Habitat fueron algunos de los nombres que tuvo el espacio en un primer momento, hasta llamarse Dinamo 10 - Creative business hábitat. Y ese que para Joana eso es lo que ofrece Dinamo 10: un hábitat de trabajo, y no un mero espacio.

La vocación fue la de generar sinergias y una atmósfera colaborativa, y no quedarse en compartir simplemente oficina. Sin embargo, en un momento dado en el que se plantearon crecer, se dieron cuenta de que tenían que cambiar el modelo de negocio si deseaban que la iniciativa fuera rentable y pudiera tener un recorrido. También existía la opción de abandonar, pero finalmente decidieron seguir con el proyecto. Eso sí: ofreciendo algo más que coworking. Es así como pensaron en dotar de un valor añadido a la comunidad que conforma su espacio, a través de residencias (actividades orientadas a ayudar a los artistas a promover sus trabaos fuera de Viana Do Castelo), Servicios (que brindan como Dinamo 10 y ofrecen como equipo resultante de una comunidad) y mentoring (brindan acceso a estudiantes a la comunidad con la posibilidad de ponerles en contacto con partners bajo un programa de mentorship).

Nidus 39: el camino se hace andando

Javier de Timoteo, fundó Nidus 39 (espacio de coworking situado en Palma de Mallorca) en 2012. Fotógrafo independiente, Javier relató como recientemente como uno de los retos decisivos a la hora de gestionar el espacio, es crear un equipo sólido para ello. Tras la reciente salida del gestor y community builder, la satisfacción de sus coworkers hasta el momento en el que formara nuevo equipo, recaía directamente sobre sus hombros. Una experiencia que compartió no solo para narrar algunas de sus vicisitudes a la hora de encontrar personas de confianza con las que crear equipo, sino también para manifestar cómo los cambios de personal pueden repercutir en la satisfacción de los coworkers. Por otro lado, la búsqueda de perfiles, no es sencilla, especialmente cuando se busca implicación: el aspecto que cobra más valor en proyectos más pequeños. Y es este precisamente el aspecto que con frecuencia resulta más difícil de encontrar.

La falta de consolidación de un equipo en un espacio pequeño (300 metros) no repercute sólo en el gestor y en su experiencia (más ardua) de trabajo: también en la percepción de los coworkers, a los que resulta más difícil fidelizar si perciben un gran movimiento de profesionales en el equipo del centro. Tras varios años en Nidus39, la salida del community builder anterior, ya generó esa inestabilidad en la comunidad, y el hecho de que el equipo gestor se esté aún consolidando ha supuesto un escollo a superar en esta fase, que parece que por fin han conseguido salvar.

Otra cuestión que también se encuentran valorando es la posibilidad de ampliar, algo que tarde o temprano suelen valorar los dueños de espacios pequeños, y a lo que Javier de Timoteo se encuentra decidido. ¿Su motivación? Brindar a las personas que lo busquen un sitio con una atmósfera única en el que trabajar.

Comentarios