'Co-sewing': Coworking para el Mundo de la Moda

El coworking evoluciona cada día y con él los espacios de coworking que se renuevan y se autoinventan para dar a sus usuarios lo que necesitan. Así podemos encontrar, sobre todo en las grandes ciudades, espacios de coworking para artistas, artesanos, actores, músicos o profesionales de cualquier disciplina.

Los cibercafés de hace unos años, precursores en cierto sentido de los espacios de cowoking; las tradicionales salas de ensayo para músicos o actores; los talleres compartidos; las multioficinas con despachos y servicios conjuntos de teléfono y fax (¿dónde quedó ese gran invento del siglo XX?), recepcionista y salas de reuniones; y demás locales de trabajo compartido se reciclan hoy en espacios de coworking y generan nuevas formas de realizar nuestras tareas. Y también propagan nuevos nombres. Como el 'Co-sewing' o 'Cosewing'.

La actual crisis económica, el auge del 'hágalo usted mismo', conocida ya como DIY, por las siglas del inglés 'Do It Yoursel', la vuelta a los modelos de producción artesanal y la adaptación de los talleres tradicionales generan el 'Co-sewing': la unión de la Costura con el Coworking. Espacios de coworking centrados en el diseño y la confección de artículos de costura, prendas de vestir y complementos de moda.

El 'Cosewing' apuesta por los mismos principios que el 'Coworking':

  • Horarios amplios de apertura,
  • Flexibilidad para usar las herramientas,
  • Innovación y creatividad,
  • Sinergia empresarial,
  • Ideas compartidas y
  • Creación de una comunidad con los mismos intereses.

Sin embargo, un espacio de cosewing necesita una mayor inversión que un espacio de coworking porque requiere espacios de trabajo amplios y abiertos, herramientas especializadas, tableros de diseño, mesas de corte y patronaje, centro de planchado, máquinas de coser, remachadoras, maniquíes... Todo lo necesario para, de la nada, diseñar, producir y vender, incluso, una colección de moda.

Y ya hay varios espacios de cosewing no solo en los Estados Unidos, que siempre van en cabeza en estas cosas, sino que también han llegado a Europa. En Alemania, Reino Unido, Italia, Francia o incluso en España ya podemos encontrar algunos de estos espacios de trabajo compartido donde profesionales del 'Mundo de la Moda' preparan sus colecciones: creativos, diseñadores, cortadores, patronistas, sastres, modistas...

Además algunos de estos espacios de cosewing de Madrid y Barcelona ponen a disposición de sus usuarios hasta una pequeña tienda abierta al público y organizan mercadillos periódicos para vender sus productos. Incluso también imparten cursos y talleres de tejer, de modelaje, de pantalla o de fotografía de moda, por citar solo algunos, con el objetivo de proporcionar una mayor formación que complemente el conocimiento de la moda de los participantes en los mismos.

Y el 'Cosewing', como el Coworking, tiene un valor añadido: la creatividad que podemos encontrar en los innovadores profesionales que comparten con nosotros un mismo espacio de trabajo y un objetivo común: lograr el éxito haciendo lo que nos gusta.

 

Comentarios