Tipos de centros coworking, ¿tú de cuál eres?

En los últimos años el coworking se ha abierto paso en nuestro país, dándose a conocer como una filosofía de trabajo, y no como una mera convivencia de profesionales en un espacio. En este sentido, la vocación de todo centro de coworking es fomentar la colaboración entre sus miembros y generar una comunidad de personas que interactúen entre ellas y con otros profesionales independientes. Sin embargo, la proliferación de espacios ha dado lugar a la aparición de distintas tipologías según las características del espacio físico, la filosofía de sus gestores, el carácter de sus miembros y/o el perfil profesional de los coworkers. Y es que más allá de las características generales que condicionan el desarrollo de actividades en el centro (más o menos silencioso, con mayor o menor rotación de coworkers, con predominio de puestos flexibles o fijos…) los espacios de coworking se rigen por dinámicas que determinan, en mayor o menor medida, las características de las comunidades profesionales a las que dan lugar, y que podrían clasificarse en una serie de tipos de centros de coworking. Señalamos algunas clases de centros según su carácter y vocación, si bien la mayoría de los espacios existentes podrían entrar en varios de estos grupos.

Coworking con vocación didáctica
En esta categoría podríamos incluir a la mayoría de los centros de coworking conocidos, pues una de las características de esta corriente es la sinergia y el intercambio de conocimiento a través de actividades formativas. No obstante, existen algunos que han hecho de la formación una de las piedras angulares de su identidad. Un ejemplo de ello es Dcollab, y su escuela específica Dcoplay, en la que se agendan cursos y actividades tanto orientadas al desarrollo profesional o de negocio, como recreativas. También el centro La Industrial tiene un programa específico que ofrece a través de la Industrial_LAB, laboratorio de creación y formación basado en las industrias culturales y creativas.

Centros de coworking que se abren al público a través de eventos
Al igual que en el caso anterior, serían numerosos los espacios que podríamos incluir en esta categoría, ya que casi todos los centros, especialmente los de gran tamaño, organizan actividades orientadas al público en general como una forma de darse a conocer y de ampliar su red de colaboradores. También, muchos de ellos alquilan su espacio o áreas de este a marcas y organizaciones para la celebración de eventos, o a grupos de profesionales para reuniones o jornadas de negocio. Impact Hub Madrid o Utopic_us, ambos con diversos centros, organizan y acogen con frecuencia eventos de diversa índole.

Incubadoras de Start Ups
Aunque todos los centros persiguen impulsar y apoyar la carrera de sus miembros, existen algunos con un claro carácter de vivero empresarial. Entre sus paredes (y en su red) se dan cita profesionales con el claro propósito de crear su propia empresa,  por lo que estos espacios de coworking funcionan como auténticas aceleradoras de negocios. Spiral StartUps, Cink Emprende o Wayra son tres centros creados por y para los emprendedores.

Espacios “Makers”
Englobaría aquellos centros en los que la cultura make (corriente de base tecnológica ligada a la filosofía “Hazlo tú mismo”) tiene especial protagonismo. Innovación tecnológica, electrónica, robótica, creatividad 3D… son algunas de las áreas de gran interés para los makers. Makers of Barcelona (MOB) o Cosfera son dos centros que representan a la perfección este tipo de espacio.

Centros de coworking para sectores específicos
Existen espacios creados para reunir a un determinado perfil profesional. No obstante es cierto que en algunos casos, y aún habiendo surgido con esta vocación, los gestores acaban abriendo el espacio a perfiles más heterogéneos a la vista de la evolución del negocio. Aún así, siguen existiendo y naciendo centros de orientación “especializada”. El espacio Ecoworking, para profesionales ligados al Medio Ambiente y la Sostenibilidad, O-Cults orientado a freelancers del diseño arquitectura y/o interiorismo, son dos centros con un “target” de coworkers muy específico.

Pop Up Coworkings
Se trata de espacios de coworking que surgen de forma esporádica y con una vocación efímera (tienen un inicio y fin en el tiempo). Suelen ser áreas situadas dentro de otro espacio y gestionadas por centros de coworking estables. La zona de coworking en el EBE 2013, gestionada por Workincompany, o el espacio Microsoft, en Madrid, gestionado por utopic_US, son sendos ejemplos de este tipo de centros.

Centros de coworking “endogámicos”
Con un formato tradicional, que puede recordarnos a los centros de negocio u oficinas compartidas, este grupo incluiría a los espacios que proporcionan una atmósfera silenciosa, orientada a la concentración de los profesionales en sus tareas diarias. No suelen incluir muchas actividades en sus programas, estando ideados para ofrecer un espacio físico compartido, aunque con una intención ligeramente más colaborativa que los centros de negocio tradicionales. Estos pequeños centros de coworking son creados con frecuencia por grupos de autónomos que se reúnen para ahorrar el alquiler y finalmente apuestan por abrir su espacio a otros perfiles nuevos, o por grupos de coworkers que habiéndose encontrado en un centro de mayor envergadura, optan por un espacio más silencioso, creando así una micro comunidad en la que sólo tiene cabida un grupo muy reducido de miembros. En esta categoría encontraríamos algunos microespacios cuya promoción la realizan sus gestores/miembros a través del boca a boca, al ser la captación claramente selectiva.

 

Comentarios