Ponencia CwSC: El posicionamiento de Space en el sector

Philippe Jiménez, Director General de Regus y Spaces España y de África Occidental. Entró en Regus hace más de 20 años y fue escalando hasta distintas posiciones de responsabilidad en el grupo.


Las nuevas tecnologías, el coworking, las nuevas fórmulas laborales surgidas de la crisis y las tendencias colaborativas han revolucionado el mercado que tradicionalmente existía en relación a oficinas o espacios de trabajo. El coworking se ha abierto paso y algunas empresas han virado, prestando atención especial a esta nueva forma de entender el lugar de trabajo y las relaciones que se forjan en él. Un caso lo representa Regus, que con Spaces se ha posicionado como un gran player internacional en el sector del coworking. Philippe Jiménez habló de su evolución y posicionamiento actual en Coworking Space Conference 2018.

Que la forma de entender el lugar de trabajo ha cambiado es una verdad irrefutable: el nuevo enfoque parte de poner a las personas en el centro de las preocupaciones de las empresas. El presentismo laboral, tan habitual en las empresas en España y que parecía destacar la virtud de quien extendía su jornada en la oficina horas y horas, se pone ahora en cuestión en beneficio de una mentalidad orientada a la productividad, y que pone el foco en el trabajo realizado y su fruto. Además, cada vez son más las personas dispuestas a renunciar a una parte de su sueldo si ello se traduce en una mayor flexibilidad en sus trabajos. Y es que no hay duda de que los cambios económicos, los avances tecnológicos y un estilo de vida donde el equilibro entre lo personal y lo profesional adquiere peso decisivo, son aspectos que han repercutido en el mundo laboral.

¿Qué piden los profesionales y empresas al espacio de trabajo? Flexibilidad (para modificar sus contratos o moverse con mayor agilidad), Disponibilidad (para acceder en el momento que lo necesiten), protagonismo del profesional (ponen en el centro de sus decisiones lo que es más ventajoso para el coworker), rentabilidad, tecnología para trabajar desde donde quieran y servicio (alguien que gestione el espacio y satisfaga sus necesidades).

La flexibilidad y el resto de valores tan estrechamente ligados al coworking, no solo válidos para emprendedores o freelancers, sino que están siendo considerados también por las grandes empresas, que también evolucionan hacia fórmulas más flexibles a la hora de establecer nuevas relaciones laborales con sus empleados. De hecho, se prevé que, en 2029, 1 de cada 3 personas serán contratadas para trabajar a distancia. ¡Y cada vez son más las personas que consideran la flexibilidad como uno de los aspectos cruciales a la hora de aceptar un puesto de trabajo! Por otro lado, también para las empresas, en especial para las startups, contar con una oficina que sea flexible les brinda una forma de reducir gastos y preocupaciones. Consultores, freelancers y proveedores de servicios puntuales son algunas de las figuras independientes con las que cada vez un número mayor de empresas cuentan, contratando sus servicios, lo que también previsiblemente se traducirá en un número mayor de trabajadores independientes a medio y largo plazo. Este nuevo panorama cuadra con la mentalidad de los millennials: un 61% de los jóvenes entre 18 y 24 años tienen la idea de trabajar con freelancers en alguna etapa a lo largo de su carrera profesional.

La flexibilidad como valor también está entrando en el ideario de las grandes empresas que miran de soslayo al coworking en busca de inspiración para incluir fórmulas más abiertas y flexibles en su estrategia a largo plazo.

Spaces: Redefinir el espacio de trabajo

La iniciativa de Spaces surge de la observación: analizar necesidades y nuevos movimientos, como el coworking, para intentar ir más allá. ¿Su objetivo? Crear espacios que respondan y trasciendan las expectativas de los usuarios; que sean más de lo que ellos podrían imaginar. Su pretensión no es solo trascender el servicio tradicional de alquiler tradicional de espacios de trabajo, sino el propio concepto de coworking, para convertirse en proveedores de una experiencia global que pueda resonar en todos los ámbitos de la vida del usuario.

A un diseño pensado para generar sinergias, se une una intensa agenda de actividades que incluye conferencias, talleres, formaciones ocio o servicios complementarios. ¿La vocación? Generar e impulsar la existencia de una comunidad que comparta experiencias de todo tipo, no solo profesionales, sino también de ocio y vida. Al igual que el trabajo por cuenta propia y los emprendedores parecen ir en aumento, Spaces trabaja duro para ir ampliando su red: el ritmo actual es de 2 espacios nuevos diarios en el mundo.

En España, su intención es crecer por todo el país. Y sí: hay muchos centros y un gran número de actores relacionados con el coworking, pero también hay una demanda creciente. ¿Resistirán todos? Tendrá que verse, pero desde el punto de vista de Philippe Jiménez serán los equipos de los centros, su gestión y las comunidades generadas los valores que acabarán marcando la diferencia entre unos y otros, y asegurando, por lo tanto, su continuidad.

Comentarios