Colaboración Glocal - Global/Local en el Coworking

La posible colaboración entre espacios de coworking es uno de los aspectos más enriquecedores de la corriente, y fue también uno de los que más se destacó en las distintas mesas que tuvieron lugar en Coworking Spain Conference 2013. Medidas como el intercambio de conocimiento e información, la cooperación en distintos proyectos o el desplazamiento temporal de coworkers de unos centros a otros, dentro y fuera de España, son algunos ejemplos de este tipo de colaboración, y constituyen uno de los principales atractivos del coworking. Ramón Suárez, fundador de Betacowork, moderó una mesa dedicada a la colaboración internacional que contó con Cristina Santamarina, directora del proyecto Coworking Wiki, Cecilia Tham, fundadora de Makers of Barcelona (MOB) y William Van Den Broek, co fundador de La Mutinerie, centro de coworking situado en París.

La naturaleza colaborativa inherente a la corriente de coworking no se limita a cada país, si no que se extiende alrededor del mundo, propiciando la creación de redes entre distintas naciones. Poseedores de un espíritu en muchas ocasiones itinerante y con una necesidad constante de aprender, son muchos los coworkers que valoran de una forma muy positiva la oportunidad de trabajar fuera de sus fronteras o de enriquecer su perspectiva con la visión de profesionales de otros países. Por lo tanto, la colaboración entre espacios no tendría que quedarse en compartir un manual de “buenas prácticas” (sin desestimar este intercambio de conocimiento), sino que a través de acuerdos que fomenten la movilidad, podría ofrecer un valor adicional a todos aquellos profesionales independientes que decidan desarrollar su actividad en un espacio de coworking.

 Proyectos para inspirarse y…¡colaborar! 

Íntimamente ligada a esta filosofía, surgió CoPass, red de colaboración que William Van Den Broek ha lanzado recientemente junto a Stefano Borghi. La finalidad de CoPass, es promocionar y facilitar el intercambio de coworkers entre espacios de distintos países. La dinámica es muy simple: sólo es necesario hacerse miembro de la red y en el caso de los coworkers, acumular crédito en la cuenta y usarlo en cualquiera de los espacios de coworking que también formen parte de ella. Al desplazarse a través de CoPass, los coworkers se beneficiarán de atractivos descuentos en los espacios en los que quieran trabajar.

Además de iniciativas como CoPass,, los programas de intercambio, fruto de acuerdos entre centros, son una opción que cualquier gestor puede implementar en su centro de coworking, y que resultará muy atractiva para los coworkers. Tampoco hay que olvidar oportunidades ya existentes que brinden distintas entidades o administraciones, y de las que conviene estar informado. Un ejemplo de ello es la beca de Erasmus para jóvenes emprendedores, a través de la cual se perciben 800 euros mensuales para desplazarse a otro país, y que puede tener una duración de hasta 6 meses.

Cristina Santamarina dirige uno de los proyectos que, seguramente, constituyan uno de los casos más representativos de colaboración: la Coworking Wiki. Mantenida por voluntarios de distintos países, ofrece todo tipo de información relacionada con el coworking. Incluye desde un directorio no comercial, en el que cualquier gestor puede agregar su espacio, hasta recursos prácticos como business plans, tipos de contratos e información legal de distintos países, así como contenidos que se hayan publicado relativos al coworking (posts, artículos, estudios de universitarios…) Por otro lado, la iniciativa sirve para recordar el conjunto de valores que caracterizan este movimiento; colaboración, apertura, comunidad, accesibilidad y sostenibilidad. Un proyecto en el que puede participar cualquier persona sólo con aportar información o su experiencia, y que poco a poco va creciendo. Además, vinculados a esta iniciativa, existen grupos de discusión (Facebook, Linkedin...) donde los participantes comparten experiencias y plantean sus inquietudes.

Cecilia Tham, fundadora de Makers of Barcelona (MOB), describió su participación en el programa Unreasonable at Sea, uno de los proyectos en los que se ha implicado para impulsar esta colaboración internacional. Se trata de un innovador programa a través del cual un grupo de emprendedores viaja por distintos lugares durante un mes, visitando una serie de espacios de coworking situados en las ciudades a las que llegan. Makers of Barcelona (MOB tuvo la oportunidad de recibir a algunos de estos emprendedores, lo que resultó muy enriquecedor para ambas partes. Sin embargo no se trata de una acción aislada; este intercambio de conocimiento “internacional” ha sido para Cecilia uno de los valores a promover en su espacio. Recientemente, y con el objetivo de conectar a gente internacional con local, han puesto en marcha un proyecto orientado a atraer a estudiantes extranjeros que estén en Barcelona y ofrecerles un entorno colaborativo no académico.

Las posibilidades de colaboración van más allá de los programas existentes, ya que cualquier gestor puede tomar la iniciativa y aprovechar eventos, fechas o encuentros para crear sinergias que permitan la interacción con profesionales de otros países. Nada como el entusiasmo y la creatividad para generar dinámicas que aporten valor a la experiencia de los coworkers en los espacios y enriquezcan el ambiente de trabajo.

 

Temas relacionados

Comentarios