Entrevista - La Vaca Coworking

Hoy hablamos con Dimitri Zoffoli, de La Vaca Coworking (Barcelona), sobre cómo se llega a la creación de un espacio único, las sinergias entre trabajo, arte y creatividad y el futuro de los espacios de coworking.

A día de hoy, ¿qué significa para vosotros el coworking?

El coworking es un espacio de trabajo y de agregación social, que junto con la revolución digital (que nos quiere siempre interconectados), está marcando un cambio epocal en los tiempos, en los espacios y en las formas de trabajar. Hoy dia hacen falta espacios abiertos, flexibles, creativos y multifuncionales donde puedan coexistir proyectos profesionales, personas, actividades, ideas y donde finalmente se crean amistades, intercambios y sinergias laborables. 

¿Cómo surgió la idea de crear vuestro propio espacio?

Mi socio Pasquale y yo, después de la universidad, desarrollamos nuestras carreras profesionales en el mundo digital. Aprovechando el hecho de solo necesitar nuestro laptop y una wifi, decidimos vivir algunos años de nuestra vida siendo “Digital Nomad”. Así fue que empezamos a viajar por el mundo (a veces juntos, a veces cada uno por su cuenta) y trabajar en muchísimos coworking de Europa, del sudeste asiático, de latinoamérica y demás. Cuando al final de nuestras vueltas por el mundo nos reencontramos en Barcelona, decidimos crear un espacio de trabajo diferente, que pudiese romper los esquemas habituales de la oficina y pudiese representar un lugar de intercambio entre la comunidad de profesionales de Barcelona y la comunidad de Nómadas Digitales, en constante crecimiento. 

Hablemos de La Vaca, ¿cómo definiríais a este espacio y cuál es su valor diferencial en el mercado?

La vaca es un coworking independiente, un espacio vanguardista, muy acogedor y con una ambiente familiar y relajado pero a la vez productivo. Un espacio montado con mucho detalle para ofrecer una experiencia de trabajo cómoda y creativa. Nuestra filosofía apunta a que haya un hilo sutil entre ocio arte, fitness y trabajo. Todos estos conceptos y actividades contribuyen al bienestar de las personas y por lo tanto fluyen y coexisten en la vaca. Un espacio sin duda menos formal y esquemático, y más flexible y creativo para impulsar la productividad de una forma moderna y diferente. 
La experiencia de trabajo es a la base de nuestro “valor diferencial" y cambia según el área de la vaca donde te encuentres. El coworker elige su proprio experiencia según el día. Tenemos una zona "cafetería" donde hay más movimiento de gente y donde puedes trabajar si te sientes más sociable, más abierto; luego tenemos una zona con más silencio y luz, si necesitas estar 100% enfocado en tu proyecto, y finalmente tenemos nuestro basement con zonas chill, billar, juegos y demás, donde siempre hay un hilo musical, ahí se puede trabajar de una forma más relajada y ligera.  

¿Qué acciones tomáis para crear una comunidad y retener a vuestros coworkers?

La idea a la base de nuestras acciones es bastante sencilla, y es que la gente que trabaja en nuestro espacio se vaya conociendo y vaya intercambiando, a través de unas actividades que contribuyan a su bienestar psicofísico. Tenemos una programación mensual muy enfocada en el Arte, con nuestros Afterworks Artísticos donde conectamos el mundo de las artes digitales con el mundo de las artes performativas, creando una liaison entre arte y trabajo en la que creemos mucho. El Fitness también es un pilar muy importante para la Vaca. Hospedamos Midnight Runners (la comunidad de Runners más grande de Barcelona) que salen de la vaca cada lunes a las 20h para hacer 10km de carrera con ejercicios y musica; organizamos Bootcamps al aire libre en el montjuic o clases de Yoga, “Stretch and Release” y artes de movimiento en nuestro sótano. No faltan aperitivos, networkings, community lunches, Fit Breakfast, noches de cine, juegos, y demás. 

¿Cuál ha sido la mayor dificultad a la que os habéis enfrentado como gestores de coworking?

Probabilmente la construcción física del espacio. Ha sido para nosotros algo nuevo y en aquel momento fuera de nuestras habilidades. Hacer, equivocarse y rehacer puede resultar un proceso laberíntico. 

¿Cómo creéis que cambiará el sector en los próximos años?

Con el ingreso de las grandes inmobiliarias, se ha incrementado mucho la competitividad en el sector. Creo que este proceso seguirá algunos años más y muchísimas empresas seguirán mudándose a coworkings. Los coworkings llegarán a ser espacios totales donde no solo se trabaja, al contrario se podrán hacer muchas más cosas, siendo lugares que abarcan muchos más aspectos de la vida de cada uno. El riesgo es que nazcan muchos espacios sin alma y que otros pierdan su esencias.  

¿Qué consejo le daríais a una persona que comienza a montar un espacio de coworking?

En fase de creación no pensar en el dinero, poner mucho detalle, cariño y enfocarse en la experiencia global del coworker dentro del espacio.

 

Dimitri Zoffoli

Comentarios