Normas de etiqueta en un espacio de coworking

Los espacios de coworking cuentan con su personalidad propia y no suelen tener muchas reglas. Sin embargo, son un lugar mucho más agradable para trabajar cuando todos cumplen con ciertas normas de la comunidad. 

La etiqueta de los coworking no es algo que a la mayoría de nosotros nos hayan enseñado. La regla de oro es ser atento y respetuoso. Piensa en cómo tus acciones harán que los demás se sientan. Te presentamos unas pautas universales sobre lo que un coworker debe y no debe hacer.

1. Controla tu nivel de ruido.

Está claro que un espacio de coworking no será tan silencioso como una oficina privada, ya que siempre estarás rodeado de gente. Tienes que aprender a aislarte de las distracciones, por ejemplo escuchando el ruido blanco o tu música favorita. Sin embargo, todo coworker debe controlar su nivel de ruido para no molestar a los demás. Cuando necesitas hacer una llamada, dirígete a una sala aislada. Si estás hablando con alguien baja tu voz o hazlo en una cafetería. Si todos intentan no hacer mucho ruído en las zonas de trabajo comunes, el espacio será más cómodo para trabajar.

2. Usa los espacios comunes con respeto.

Acuérdate que en un coworking nunca estás solo y debes respetar el espacio de los demás. Todo el mundo tiene derecho a utilizar servicios compartidos como fotocopiadoras, impresoras y salas de reuniones. Si necesitas imprimir 200 folios, pregunta a otros si necesitan usar la impresora primero. No cambies los ajustes de la calefacción o del aire acondicionado sin haberlo consultado con otros coworkers. Deja el espacio tal y como lo encuentras. Si no quieres retrasar los planes de tus compañeros, acuérdate que la gestión del tiempo es crucial a la hora de reservar una sala de reuniones en un espacio de trabajo compartido. Presta atención especial a la cocina, ya que es una de las zonas más populares en cada coworking y fuente de las peores violaciones de las normas de etiqueta. Lava tus platos sucios después de comer y limpia la mesa, deja la nevera organizada y evita comida que huela fuerte. 

3. Sé social en los momentos correctos.

Los coworkings están diseñados para promover el networking y las relaciones en la comunidad. Ser amable es fundamental, así podrás ampliar tu red de contactos y encontrar oportunidades para nuevas colaboraciones. Debes estar abierto a nuevos proyectos y participar en los eventos, charlas y talleres organizados en tu espacio. Sin embargo, todos a veces necesitan un momento para centrarse en su trabajo. Haz saber a tus compañeros cuáles son tus momentos de foco, durante los que no estás disponible para charlas y chistes, y respeta los de los demás. 

4. Cuida la sostenibilidad.

Cuando puedas, intenta ahorrar. Tanto los gestores de coworking como el medio ambiente te lo agradecerán. Al ausentarte apaga la luz de tu escritorio o de una sala. Cuando no estás utilizando tus equipos, apágalos. Reduce el consumo de papel: piensa cómo podrías usar los archivos sin imprimirlos. Si tienes algunas páginas impresas, reutilízalos como borradores. 

5. Antes de hacer preguntas intenta resolverlo solo.

Antes de molestar a alguien intenta resolver las cosas por tu propia cuenta. Si tienes una duda o pregunta, primero busca la respuesta en internet o en tu alrededor. Es muy probable que la contraseña del Wi-Fi esté escrita en alguna pared o que las instrucciones de uso de la impresora estén en la primera página de Google. 

Como ves, ser un coworker cortés no es nada difícil. Necesitas solamente un pequeño esfuerzo consciente para hacer de tu espacio de coworking un sitio agradable para todos los que lo usan. 

Comentarios